4 propuestas para aprovechar el entorno y los activos de aprendizaje

Los activos de aprendizaje son el punto de partida para abrir fronteras y airear las escuelas, nos decía nuestro compañero Fernando Trujillo. Son muchos los espacios que nos rodean que podemos aprovechar en nuestras aulas de lenguas: parques, museos, mercados, teatros, otras escuelas, barrios, personas cercanas o la red. 

Comenzamos el año con cuatro sencillas propuestas para aprovechar el entorno como oportunidad para abrir tu aula y expandir el aprendizaje de tus estudiantes. 

1. Ve a la biblioteca

Organiza una salida con tus estudiantes a la biblioteca de tu escuela o de tu barrio. Antes de la visita podéis visitar la página web, ver las diferentes secciones, consultar el catálogo e investigar cómo funciona el sistema de préstamos. Seguramente hay una sección de prensa o una sección de idiomas y lecturas graduadas que puedes aprovechar con tus estudiantes. Se puede organizar una sesión de lectura dentro de la biblioteca o cada estudiante puede sacar un libro para leerlo después.

Si no cuentas con una biblioteca cerca, puedes aprovechar estas bibliotecas virtuales:

Recuerda aprovechar y compartir las lecturas: diario de lecturas, proyecto booktuber, críticas de los libros. 

2. Realiza un intercambio lingüístico

Busca otros centros con estudiantes con los que tus grupos puedan realizar un intercambio en horario de clase o fuera del mismo. Una alternativa es organizar sesiones de intercambio por parejas o pequeños grupos por videoconferencia. Aprovecha una clase antes del encuentro para plantear preguntas y posibles respuestas.

Será interesante realizar un segundo intercambio durante el curso para hacer un seguimiento, observar cómo ha progresado el nivel y mantener una posible relación personal.

3. Escribe cartas

Organiza un proyecto de escritura de cartas a otros compañeros, a familiares, a nuevos compañeros a partir de un intercambio previo. También podéis buscar residencias de personas mayores, hospitales u otros centros donde haya personas en situación de soledad a quien se pueda escribir. 

4. Invita a alguien a clase

Lleva a clase a una persona externa con la que los estudiantes puedan comunicarse y aprender sobre algún tema. Puede ser un familiar, una persona que hable de su profesión o una persona conocida (un escritor, un cantante, un actor). Aprovecha las clases previas para organizar una posible entrevista con el invitado. 

Si quieres compartir otras propuestas o cómo has llevado estas al aula, puedes comentar aquí o mencionarnos en Twitter o Instagram.

, ,

Entradas relacionadas

Bandersnatch es el último capítulo de la ficción interactiva, un género que comenzó con los primeros videojuegos en los años 70 del siglo XX

Elige tu propia aventura 

En el aula
“Las posibilidades son múltiples; algunas elecciones son sencillas, otras sensatas, unas temerarias… y algunas peligrosas. Eres tú quien debe tomar las decisiones. Puedes leer este libro muchas veces y obtener…